Acompañar el proceso de quienes deciden maternar es una responsabilidad del Estado

Acompañar el proceso de quienes deciden maternar es una responsabilidad del Estado
Compartir

Ante el tratamiento del proyecto de los “Mil Días” enviado por el Ejecutivo, Lovera destacó que apunta a atender y cuidar, de manera integral, la salud durante el embarazo y la primera infancia. La iniciativa está destinada a las mujeres, otras personas gestantes, a niñas y niños hasta los tres años de edad, con el objeto de reducir la mortalidad, la malnutrición y la desnutrición, protegiendo los vínculos tempranos, el desarrollo físico y emocional, y previniendo la violencia.


“Sin duda es una ley que busca ampliar derechos, que toda persona gestante que desee continuar con su embarazo esté acompañada durante ese proceso por el Estado, se apunta a la justicia y al bienestar social, brindando ayuda económica, acompañamiento y contención”, resaltó.
Para defender el proyecto, señaló que “se propone aumentar la asignación por embarazo de seis a nueve meses, la asignación por nacimiento y adopción se amplía para trabajadoras y trabajadores informales y desocupados, y se crea la asignación por salud integral”.


“A esta altura, ya debemos entender que la maternidad y el cuidado de hijas e hijos no son responsabilidades individuales que tengan que encontrar soluciones en el ámbito privado, sino que tienen que ser objeto de políticas que garanticen la igualdad de oportunidades para todas las personas”, planteó ante sus colegas.


“Es de vital importancia la mirada que se propone de priorizar a las primeras infancias y fortalecer las capacidades de cuidados de las familias, con la perspectiva de la integralidad, con intervenciones a través de políticas públicas que respeten el interés superior que representa la niñez”, agregó.


Afirmó también que “no se deben escatimar recursos cuando pensamos en nuestras niñas y niños, porque las experiencias vividas en estas edades tempranas perfilan y diseñan los futuros comportamientos y constituyen la base sobre la que se va ir construyendo el resto de sus vidas. En estos primeros años necesitan un entorno potenciado por el cuidado, la responsabilidad y el afecto de adultos comprometidos”.


Lovera sostuvo que actualmente, en Argentina, alrededor del sesenta por ciento de niñas y niños vive en condiciones de pobreza y encuentran en riesgo su acceso a la salud. “Las niñas y los niños más desfavorecidos son quienes menos posibilidades tienen de acceder a los elementos esenciales para un desarrollo saludable, por este motivo es que es tan importante esta ley, porque acerca recursos económicos y diversos programas establecidos por el Ministerio de Salud de la Nación, que tienen su mirada central puesta en brindar una salud integral”, indicó.


“Considero que ha sido de vital importancia la incorporación del Sistema de Alerta Temprana de Nacimientos en el texto del proyecto, porque busca garantizar el derecho a la identidad y a la inscripción e identificación inmediata de recién nacidas y nacidos”, sostuvo en su intervención.
Finalmente dijo: “en el año 2019 presenté un proyecto de ley que crea el Sistema Integral Federal de Cuidados, que entre sus objetivos busca garantizar el derecho de las personas en situación de dependencia a recibir cuidados en condiciones de calidad e igualdad, y dentro de las personas destinatarias se encuentran las niñas y los niños de hasta 13 años, estableciendo prioridad en la primera infancia -de 0 a 3 años- en el mismo sentido que lo hace este proyecto. No tengo ninguna duda que es una población que requiere de cuidados especiales”.


“Trabajar fuertemente en políticas de cuidados es fundamental, ya que es un derecho y una función social”, afirmó. Y concluyó: “Estoy convencido de la importancia y oportunidad del proyecto en análisis y, por ello, lo acompaño con mi voto. Las niñas y los niños de hoy serán las personas adultas de mañana, y si queremos mejorar y progresar como sociedad, necesitamos destinar recursos para que crezcan con pleno acceso a la salud, a la educación, a los cuidados; lejos de la violencia, de los abusos y del trabajo en la infancia; esa es la inversión más prometedora que podemos ofrecer”.